lunes, 31 de enero de 2011

El festival peor organizado de la historia

Eurovisión 1977 fue un festival bastante ajetreado. Tocaba celebrarse en el Reino Unido y la  BBC eligió el Centro de convenciones de Wembley para organizarlo. 

En un principio, debió celebrarse el 2 de abril pero el clima de huelgas laborales que invadía el país en aquellos años también afectó al festival. Los cámaras y técnicos de la TV pública estuvieron en huelga y se tuvo que atrasar hasta el 7 de mayo, algo que no ha ocurrido en ninguna otra ocasión, lo que se notó particularmente en que los vídeos de presentación consistieron únicamente en tomas del escenario y de los asistentes en directo  (algo que resultó inesperadamente divertido cuando se presta atención a las imágenes de los allí presentes...).

Además, cuando varios países ya habían elegido su canción, se cambió la regla que permitía cantar en cualquier idioma (como actualmente) y varias canciones se interpretaron en inglés a pesar de no estar ya permitido, como Bélgica o Alemania.

Ahora, en un especial en la TV británica sobre televisión en directo, la presentadora de aquel año, Angela Rippon, ha hablado sobre su experiencia en aquel evento. Con un aire un tanto estirado, al igual que pudo notársele en escena en Eurovisión, nos cuenta que aquella fue una de sus peores experiencias en TV:


Comienza contándonos, con su maracado "british accent", como, literalmente, se encontró delante de 83 millones de personas y 3000 en el auditorio tratando de encontrar en la total oscuridad una pequeña luz que le avisara de qué cámara era la que estaba enfocándola y dónde se encontraba en semejante inmensidad. Comenta que en esos primeros momentos, su actitud podía parecer la de una gran diva con su movimiento de ojos y cabeza de un extremo al otro del auditorio, pero que su única intención y preocupación era encontrar la dichosa cámara.

Pero eso no fue lo peor para Angela, que era una experimentada presentadora y conductora de noticiarios en la BBC y contaba con 33 años en aquel momento. En el momento de las votaciones, varios desajustes y fallos fueron produciéndose, como cuando el propio portavoz del jurado holandés le indicó que, en lugar de 5, el marcador de Holanda debía indicar 6 puntos, lo que fue acogido con una risa nerviosa de Angela, carcajadas en el público y el rictus algo desencajado de Clifford Brown, responsable del festival en aquellos años.

Cuando presentaba a la ganadora, una joven y sorprendida Marie Myriam que no acertaba a llegar al escenario entre abrazos y besos, el tiempo se hizo eterno: "Sentirse abandonada en un programa como ese es aterradorr", comenta, ya que el tiempo transcurrido entre la presentación de la ganadora y la aparición de Marie Myriam en el escenario se le hizo eterno. "Era una pesadilla", dice, y se le puede ver en aquel momento con sonrisa algo forzada, confusos aplausos de fondo y el secretario general de la EBU y a la sazón directivo de la BBC que entregaba el premio con rostro avinagrado, no se sabe si por el esta razón o por que el Reino Unido había vuelto a ser "solo" 2ª.

Angela finaliza reconociendo que aquel fue uno de los peores festivales ensayados y organizados de la historia. Y eso que era la BBC, que no siempre es infalible. Quizás la presentación del de 1983 y, sobre todo, el desastre italiano de 1991, con Toto Cotugno como figura destacada, comparten ese honor.

5 comentarios:

  1. Hola Francesco:
    En todas partes se cuecen habas. Eso lo supo la BBC, a la que ser anfitrion casi que por defecto tampoco le sirvió mucho que digamos.
    La Rippon pagó el plato roto de reemplazar a la sempiterna Katie Boyle, y ni siquiera a ella con su experiencia se les dejaban de escapar perlas como la "repeticion" de los votos noruegos en el festival del 63, o la de los yugoslavos en el de 1968...
    Pero la BBC fue anfitriona mas años, y no propiamente dejaba buen sabor de bioca. nada mas recordar lo cutre del escenario en Birmingham...
    Pero para festivakles cutres, yo le daría el premio a Munich/83, a ojo cerrado.
    Un besote
    Wendy

    ResponderEliminar
  2. Pues si, se le hizo bastante cuesta arriba a Angela el festival. En el 98 se les notó la falta de costumbre... Veremos q tal Alemania tras 28 añitos!!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Guau! Me ha encantado tu post de hoy. La verdad es que la presentadora británica asusta un poco y ya en el festival tenía cara de bruja, jaja. Pero también entiendo su enfado porque tiene que ser horrible no saber a dónde mirar o cómo reaccionar antes un imprevisto.

    Enhorabuena, Francesco. Muy buena línea la que sigues.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno el post, la pobre , buscando la cámara, estaba como encorsetada. Yo recuerdo ese festival, porque fue la primera cosa que yo pude traducir del francés al español, con la canción que ganó jaja, pero no tenía edad, sólo doce añitos para fijarme en esos detalles. Qué fuerte.
    Y lo de Toto Cotugno, peor, está más sordo que yo jaja

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena por tu blog, te paso el que estoy creando por si quieres visitarlo. http://eurovision-malaga.blogspot.com/

    Añadiré el tuyo a mi lista de blogs. Gracias.

    ResponderEliminar