martes, 25 de enero de 2011

El músico total

Hace unos días se fue una figura crucial para la música popular de los últimos 50 años en España, Augusto Algueró y que, cómo no, estuvo relacionado con el mundo eurovisivo en aquellos años donde el festival era un fenómeno de masas inigualado. Un breve homenaje le traemos en ENYD.

El desaparecido músico total
Lo más grande que se puede decir eurovisivamente de A.A. es que fue el compositor, junto a su partenaire inseparable Antonio Guijarro, de "Estando contigo", primera canción española en Eurovisión en 1961, un tema precursor del llamado flamenco yé-yé que cantó en Cannes la joven Conchita Bautista aunque se hizo popular gracias a una de las musas de Algueró, Marisol.



España fue 9ª y el revuelo escaso, dado lo precario del parque televisivo español en la época. Como es conocido, Augusto no estuvo presente en Cannes ya que el destino hizo que su boda con la super estrella de la época Carmen Sevilla coincidiera con el festival.

Algueró vuelve al primer plano del panorama eurovisivo cuando el festival alcanza las mayores cotas de popularidad de su historia tras el triunfo de Massiel en Londres en 1968 y la posterior celebración en Madrid. Fue elegido por TVE como director de la Orquesta de RTVE y además de dirigirla en el popurrí que arregló para dar comienzo al programa, participó dirigiendo a España y Luxemburgo.



El arreglo para "Vivo cantando" la dotó de fuerza y la convirtió casi en un himno que dejaba exhausta a Salomé pero que también dejaba atónito al público europeo ante tal muestra de ritmo y fuerza, lo que la llevó a repetir triunfo junto a los otros tres países.

Quiso repetir como conductor y arreglista de la orquesta para la participación española en Eurovisión 1970, consiguiendo con su arreglo llevar a la bella melodía más allá de una bonita balada meláncolica, contando con tantos matices musicales e instrumentales que la convierten casi en una canción nueva.


El 4º lugar se nos antojó corto, pero Augusto quiso conseguir por sí mismo algo que en 1961 se le escapó: triunfar, dentro de la gran carrera eurovisiva que España vivían en aquellos años, con una canción propia. Para ello se unió a Ramón Arcusa, que había compuesto junto a su compañero Manuel de la Calva el "La, la, la" en 1968. Ambos compusieron "Amanece", un balada con toques de himno par el lucimiento del rubio Jaime Morey que, teñido de moreno la noche del festival, pretendía acaparar de nuevo los votos suficientes para el triunfo español y que se quedó fuera de Eurovisión 71 en favor de Karina.



El ritmo creciente, los grandes coros y la estupenda interpretación de Jaime Morey no consiguieron emocionaron tanto al jurado ni esconder lo que empezaba a ser un tipo de canción que quizás comenzaba a pasar de moda. España fue 10ª.

Fue su última relación directa con Eurovisión pero siempre quedará en la historia del festival. Un eurovisivo histórico hablaba de él así en su reciente despedida:



Eurovisión es tan grande que dentro de ella cabe gente que puede ir desde el estilo de Algueró hasta el de las hijas del tomate pasando por tantos y tan variados personajes, estilos y formas que nos permiten disfrutar de casi todo lo imaginable en el mundo musical. Es la gran familia a donde algunos llegan de rebote y otros convencidos y a todos ellos los eurofans los estamos esperando. Algueró fue sin duda uno de los que más caché han podido dar al festival en sus mejores años.

Por que, ¿y si La chica ye-yé hubiera sido la canción de Eurovisión 65? ¿Qué hubiera sido de la renegada France Gall o de la defenestrada Katie Kirby frente al pop desenfadado y el genio y carácter de Conchita Velasco? Soñar no cuesta tanto y figurarnos una historia eurovisiva paralela puede ser muy divertido. ¡Va por usted, don Augusto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario