lunes, 31 de enero de 2011

Will be it true? (Yohanna for winner)

Yohanna for winner!!
Hay veces en la vida que escuchas una canción y ya sabes que te va a acompañar para siempre. Y en Eurovisión hay veces que escuchas una canción y sabes que va a ser un éxito sin dudas. Ocurrió el año de Alexander Rybak, cuando interpretó su canción en la semifinal del Norsk Melodi Grand Prix y el éxito tan abrumador que mucho ya vimos que teníamos ganadora. Cosas así ocurren pocas veces, porque conseguir más de 700.000 televotos en un país de poco menos de 5 millones es algo excepcional, pero la sensación de estar delante de un éxito bastante seguro suele ser más habitual.

Hace unas semanas se pudo oir por primera vez y, hace menos tiempo aún ver en directo, la nueva canción que la triunfante representante islandesa de 2009 Yohanna presentó para este 2011. Se titula "Nótt"  (Noche) y está escrita en islandés porque es una regla de la preselección de este año. Sigue una línea similar a "Is it true?", con la que obtuvo el subcampeonato en 2009, precisamente contra el imbatible Rybak: una balada moderna, muy melódica y con su excelente y dulce voz.



Personalmente, es una de las melodías más bonitas que he oído desde hace mucho tiempo. Tiene momentos particularmente brillantes, comenzando por la imagen juvenil y angelical que mantiene Yohanna, y pasando por el instante que llega al final de la primera estrofa, entorno al minuto 0:40. Es curioso que el primer estribillo empiece tan pronto y que se corte repentinamente cuando parece que va a tomar por fin fuerza, lo que podría parecer un handicap, pero cuando ya creíamos que el interés de  la canción se había esfumado, al minuto y medio y de ahí hasta el final la canción no para de subir gracias a un estribillo magníficamente construído y a una voz de Yohanna que siendo fuerte y potente no pierde en ningún momento la dulzura, algo complicado de conseguir.

Técnicamente, la canción está  muy lograda, es capaz de mantener la atención sobre ella hasta el final, sin distracciones, y se apoya en unos puentes muy brillantes y en un coro que envuelve la voz de Yohanna de forma sublime, y es que Islandia en los últimos años nos tiene acostumbrados a unos coristas de calidad excepcional. Se convierte casi en un himno, de los que hacen vibrar, ideal para llegar a ser el nuevo hit eurovisivo, de los que hacen historia.

En ciertos momentos me ha recordado a nuestra Anabel Conde (fisicamente además tienen un cierto parecido) que, de una canción mediocre, consiguió un "Evergreen" eurovisivo histórico, aunque Yohanna explota más la vertiente dulce que la vertiente "vozarrón". Si añadimos que esta canción sí es brillante, la combinación puede ser arrolladora. En vistas a un posible éxito en Eurovisión, su posible mayor obstáculo puede ser que es una balada, pero ya toca que una balada vuelva a  ser ganadora, y más si es como esta. Islandia cuenta con ciertos vecinos, pero si ya fue 2ª en 2009, no podemos descartar nada. Solo falta que su más que probable traducción al inglés sea lo suficientemente buena, que no tiene por qué no serlo.

Eurovisión y las finales nacionales son impredecibles y nunca se sabe por dónde va a salir la cosa pero espero no equivocarme y, sobre todo, espero no perder la oportunidad de ver esta canción y cantante en Düsseldorf. ¡Santa Frida Boccara nos ayude! Mientras me quedo oyendo su segundo puesto...




No hay comentarios:

Publicar un comentario