lunes, 21 de febrero de 2011

Eurovisión engancha


Andando por los archivos que acumulamos en los años de afición eurovisiva, he encontrado un resumen con las audiencias que el festival ha obtenido en TVE desde 1992. Creo que puede ser interesante hacer un repaso sobre ellas y comentar ciertas cosas. 

1992. 9 de mayo. 3.005.000 espectadores. 25,4% de share. Eurovisión supera por 12.5 puntos   la media de la cadena (12,9%).

El primer año de Serafín Zubiri el festival aún se emitía en La 2. Un 25% para el segundo canal era bastante destacado ya que la media de ese año para el canal fue de un 12,9%, pero quedaba lejos de los grandes números de Azúcar Moreno y Sergio Dalma de los años anteriores, como también quedaba lejos la representación española y su éxito final. Es el dato más bajo de la serie.

1993. 15 de mayo. 5.053.000 espectadores. 42,2% de share. Eurovisión supera por 12.4 puntos   la media de la cadena (29,8%).

Con Eva Santamaría el festival volvió a TVE1 y la audiencia subió más de dos millones de espectadores. Un mayor interés por la canción española, el cambio de canal y unas votaciones muy emocionantes pudieron influir. 

1994. 30 de abril. 3.037.000 espectadores. 26,1% de share. Eurovisión queda 1.5 puntos por debajo de la media de la cadena (27,6%).

Alejandro Abad no despertó interés entre el público de aquel sábado de abril del 94. Otro dato inusualmente bajo y la única vez que obtiene un share inferior a la media de la cadena. Posiblemente, unas votaciones muy poco emocionantes con Irlanda desbocada desde el principio y España completamente descolgada tuvieron que ver en la desbandada de la audiencia.

1995. 13 de mayo. 4.458.000 espectadores. 35,5% de share. Eurovisión supera en 7,9 puntos la media de la cadena (27,6%).

El éxito de Anabel Conde, a pesar de inaudito para España desde 1979, no reportó una audiencia superior a la de 1993, aunque sí creció en casi 1,5 millones de espectadores respecto al 94. El desconocimiento del representante entre el público general hacía mella en estos años.

1996. 18 de mayo. 3.650.000 espectadores. 27,5% de share. Eurovisión supera en 0,6 puntos la media de la cadena (26,9%).

Ketama no quiso jugarse el tipo dando la cara en Eurovisión y mandó su canción en la voz de Antonio Carbonell, desconocido que nos proporcionó un 20º y una nueva caída de audiencia, aunque mantuvo un share superior a la media y más de 3,6 millones de espectadores. Personalmente, es el año que por primera vez me decidí a grabar el festival en vídeo y por tanto considero mi fecha de bautismo oficial como eurofan. Pero eso es un tema que ya hablaremos...

1997. 3 de mayo. 3.224.000 espectadores. 30,3% de share. Eurovisión supera por 5,2 puntos   la media de la cadena (25,1%).

El 3 de mayo de 1997 se celebró en Dublín el festival en el que participó Marcos Llunas, que obtuvo con elegancia un 6º lugar que sólo presenciaron 3,2 millones de personas. Puede observarse que, pese a obtener un número de espectadores inferior al anterior en cambio consigue casi 3 puntos más  de share, lo que lleva a pensar que había menos gente viendo la televisión ese sábado, muy probablemente porque era puente ya que el 1º de mayo fue jueves y muchos españoles aprovecharían para viajar. Además,  nos encontramos de nuevo con una votaciones cuyo resultado fue predecible desde el primer momento. Marcos, tú no tuviste la culpa.

1998. 9 de mayo. 4.145.000 espectadores. 32,3% de share. Eurovisión supera por 6,7 puntos   la media de la cadena (25,6%).

Mikel Herzog y su mediocre 16º lugar no fue obstáculo para que Dana International y su "Diva" lograran que casi un millón más de personas estuvieran pendientes de su triunfo tras unas votaciones muy reñidas y que mantuvieron el clímax hasta el último voto. Para Eurovisión fue el principio del cambio y para las audiencias,  el share más bajo hasta hoy día (a excepción de 2007).

1999. 29 de mayo. 3.950.000 espectadores. 34,2% de share. Eurovisión supera por 9,3 puntos   la media de la cadena (24,9%).

Ni el último lugar de Lydia fue capaz de hundir la audiencia de ese año para Eurovisión. Casi diez puntos por encima de la media de TVE1 obtuvo el último festival del siglo. Nos despedimos de la década con casi 4 millones y más de un tercio de la audiencia total.

2000. 13 de mayo. 4.056.000 espectadores. 34,8% de share. Eurovisión supera por 10,3 puntos   la media de la cadena (24,5%). 

A Serafín le vieron un millón de personas más que en su primera participación. El festival mantiene su audiencia entorno a los 4 millones y consolida una diferencia de más de 10 puntos sobre la media del canal y más del 34%, a pesar de lo anodino de la canción española y de unas votaciones poco emocionantes.

2001. 12 de mayo. 5.614.000 espectadores. 45,7% de share. Eurovisión supera por 20,9 puntos   la media de la cadena (24,8%).

España iba bien según Aznar pero Eurovisión iba mejor. David Civera conseguía disparar la audiencia hasta 5,6 millones y 21 puntos por encima de la media de la cadena, con su sexto lugar en el que fue el festival más grande de la historia con 38.000 espectadores en el Parken. "Dile que la quiero" fue un éxito y a TVE quizás se le encendió por fin la luz de que a Eurovisión se le podía sacar partido más veces al año.

2002. 25 de mayo. 12.755.000 espectadores. 80,4% de share. Eurovisión supera por 55,7 puntos  la media de la cadena (24,7%).

El fenómeno OT, la cenicienta española llamada Rosa, el milagro de rescatar a Eurovisión del pretendido olvido en el muchos consideraban que estaba (ya vemos que la audiencia demostraba que no lo estaba tanto) y la expectación mediática que todo el mundo televisivo quiso aprovechar del éxito de OT consiguió el éxito más grande del festival en los años recientes. Casi 13 millones de media y más 14 en las votaciones siguieron el devenir de Rosa y su 7º lugar. Obviamente, todo lo que vino después en términos de audiencia fue inferior, pero no carecía de mérito.

2003. 24 de mayo. 8.790.000 espectadores. 58,4% de share. Eurovisión supera por 35 puntos   la media de la cadena (23,4%).

Beth mantuvo un interés espectacular con más de la mitad de los televidentes presenciando su 8º lugar y casi 11 millones en los votos. Aunque reniegue ahora de su participación eurovisiva, a pesar de que su canción es un himno entre los eurofans de toda Europa, pocas veces más se va a encontrar delante de un público de casi 9 millones de personas. 

2004. 15 de mayo. 6.826.000 espectadores. 50,1% de share. Eurovisión supera por 28,7 puntos   la media de la cadena (21,4%).

Ramón fue el último concursante de OT de TVE que participó en Eurovisión y logró que más de la mitad de la audiencia estuviera pendiente de él, que además abrió el festival. Fue el primer año con semifinales, que TVE emitió en La 2, como todo lo que considera insuficiente para el primer canal. A pesar de la falta de promoción y de relegarla al UHF,  obtuvo 999.000 espectadores y un magnífico 10% en la noche del miércoles 12 de mayo, 3,2 puntos más que la media del canal.

2005. 21 de mayo. 4.712.000 espectadores. 35,5% de share. Eurovisión supera por 15,9 puntos   la media de la cadena (19,6%).

El fin de OT devuelve a Eurovisión a su share habitual anterior al 2001. Un excelente 35% y casi 5 millones para ver a Son de Sol ocupar un desastroso 21º lugar con la victoria de Grecia. No conservo los datos de la semifinal, agradecería a quien los tuviera que me los hiciera llegar.

2006. 20 de mayo. 4.892.000 espectadores. 38,9% de share. Eurovisión supera por 20,6 puntos   la media de la cadena (18,3%).

Las internacionalmente famosas Ketchup quisieron retomar su carrera en el exterior usando la plataforma eurovisiva con su "Bloody Mary". La apuesta se veía nefasta a la hora de esperar resultados y así fue, un 21º lugar fue el premio para el desinterés de la TV pública. Aun así, 200.000 espectadores y 4 puntos más de share fue el premio que recibió TVE, con más de 20 puntos por encima de la media. Quizás el espectáculo de Lordi tuvo que ver en el aumento. Para la semifinal, 1.320.000 pacientes espectadores buscaron en La 2 el  día y la hora de la emisión, un 8,2% (3,6 puntos más de la media del canal).

2007. 12 de mayo. 3.373.000 espectadores. 28,0% de share. Eurovisión supera por 10,8 puntos   la media de la cadena (17,2%). 

A pesar de la caída libre que sufría TVE1 en audiencias (más de 7 puntos en 5 años), Eurovisión seguía reportándole datos que hacían subir más de 10 puntos su media habitual. D'Nash sólo reunieron apenas a 3,4 millones y un modesto 28% más cercano a las cifras de los 90 que a los que esta década nos había acostumbrado. ¿Desinterés por el grupo o la canción? ¿Poca emoción en los votos? ¿Los adormecedores comentarios de Beatriz Pecker? ¿Algún programa en la competencia que hizo sombra? Nada demasiado grave, aún quedaban éxitos por venir. En cuanto a la semifinal, 1.037.000 fieles la siguieron en La 2, un 6,2% (1,6 puntos más que la media).

2008. 24 de mayo. 9.336.000 espectadores. 59,3% de share. Eurovisión supera por 42,4 puntos   la media de la cadena (16,9%).

Chikilicuatre y el negocio que supuso para Buenafuente y TVE su participación se demuestra en los más de 9 millones de personas que picaron y acudieron a la cita eurovisiva. La promoción incesante en las dos cadenas (La 1 y la Sexta) y el morbo por el que la audiencia se mueve principalmente consiguieron un nuevo éxito total comparable a los tiempos de OT. Los votos llegaron casi a los 11 millones. La semifinal en cambio obtuvo 1.176.000 espectadores y un 7% (2.5 punto más de la media).

2009. 16 de mayo. 5.122.000 espectadores. 35,8% de share. Eurovisión supera por 19,4 puntos   la media de la cadena (16,4%).

Soraya mantuvo por encima de los 5 millones aunque el share decayó a cifras entorno al 35%. La media del canal se hundía a cifras próximas a la media de La 2 cuando fue Serafín en el 92, pero el festival mantenía sin ningún problema cuotas espectaculares. Los votos alcanzaron los 6,2 millones. El desaguisado de las semifinales que TVE cometió aquel año produjo que las cifras cayeran alarmantemente: la primera obtuvo 115.000 espectadores y un 3,4% (en diferido y de madrugada) y la segunda 633.000 y un 3,6% (en diferido y a otra hora de la anunciada), 0,4 y 0,2 puntos menos de la media de La 2 ese año.

2010. 29 de mayo. 5.760.000 espectadores. 41,9% de share. Eurovisión supera por 25,9 puntos   la media de la cadena (16%).

Daniel Diges se acercó a los 6 millones (en los votos superó los 7,1) y batió el 40% de cuota quizás con la ayuda de Jimmy Jump en el escenario. Una cifra excepcional dado el desconocimiento del cantante previo a su elección y a la constante e imparable caída de la audiencia de los principales canales dada la fragmentación que ha supuesto la llegada de la TDT. La semifinal consiguió 660.000 espectadores y un 4% (0,9 puntos más que la media de La 2).

Este repaso pone de relieve que a pesar del paso de los años, en los 19 festivales analizados la media ha pasado de 4 millones de los primeros 10 a los 6,1 de los últimos 9, dejando a Rosa sin contabilizar dado su carácter excepcional. Y el share, que no ha dejado de decaer en TVE1 desde entonces y en toda la televisión generalista desde la llegada de la TDT ha pasado de un 32,8% a un 43,5%. 

Ningún evento especial que en TVE emite y que suelen obtener audiencias especialmente altas (Lotería de Navidad, Campanadas, Mensaje del Rey,...) ha logrado que su audiencia crezca en los últimos años como sí lo ha hecho Eurovisión, a pesar del maltrato promocional al que se ve a menudo abocado y la escasa repercusión que la propia TV que lo emite le confiere.

Si hablamos de las semifinales, analizando los datos, a excepción del 2009 con la 1ª en diferido, los datos siempre están por encima de la media de La 2. Es fácil pensar que si TVE emitiera en La 1 la semifinal que le tocara en el sorteo, la audiencia no sólo rondaría la su media actual (entorno al 16%) sino que muy probablemente la superara. ¿Porqué entonces no da TVE esa oportunidad a Eurovisión y deja de relegarla al minoritario que hoy es La 2? Es evidente que la desidia (por no pensar en total y completo desconocimiento de su propio negocio) es culpable de mucho éxito perdido entorno al festival y que como eurofans nos interesa que cambie de una vez por todas.

Este año podemos aspirar o bien a una cifra como la de Dani en 2010 o a otra más cercana a la de D'Nash en 2007. Dependerá de qué haga TVE para promocionar a Lucía, pero con la mala acogida que ha obtenido la canción, es difícil que la gente se movilice. Si tenemos la suerte de que la competencia sea modesta quizás nos ayude a rozar lo que suele ser habitualmente normal, entorno al 36%. En mayo, la respuesta.









2 comentarios:

  1. Gracias!! A ver si a alguno se le mete en el coco que hay que aprovechar lo que además de divertido, es rentable! :)

    ResponderEliminar