sábado, 7 de abril de 2012

Max Jason Mai se costea su participación en Eurovisión

El cantante eslovaco en Eurovisión 2012 Max Jason Mai está sufriendo para poder representar a su propio país en Bakú. Los problemas económicos de la STV y los acuerdos con el representante del cantante dilataron más de lo esperado su confirmación como participante: ya en otoño fue anunciado por la emisora como el elegido para Bakú, pero pocos días después responsables de la carrera del rockero se apresuraron a puntualizar que las conversaciones no habían terminado aún. Una vez confirmado, ya en marzo, al parecer el propio Miro (su nombre real) se estaría costeando sus propios gastos para acudir a Azerbaiyán. Incluso, ha vendido su coche para poder ir hasta Estados Unidos y grabar en un importante estudio de allí los dos temas que presentó a la STV, una balada y el rock elegido finalmente.

No contentos con esto, la promoción que la tv eslovaca está haciendo de su tema ha hecho saltar por los aires la paciencia del cantante, que ya de por sí tiene fama de poseer una personalidad controvertida, como buen rockero. Estando prevista su aparición en una gala especial emitida por el canal, finalmente fue suspendida al considerarse que su canción no se ajustaba al perfil del programa, aparte de haber podido cantar su canción únicamente en un programa y de entrevistársele solo en un magacín de la emisora pública. Prueba de hasta dónde está llegando el enfrentamiento es que un directivo ya se ha referido a él como "Satanás".

Otros artistas anteriormente también han tenido que sufrir en sus carnes o bien las dificultades financieras de las televisiones públicas europeas o bien la desidia y torpeza de sus delegaciones, como fue el caso de la cantante moldava de 2007 Natalia Barbu, que fue elegida por la TRM con la condición de que si no conseguía un puesto en el Top 10 ella correría con sus gastos en Helsinki. Aunque tuvo que clasificarse desde la semifinal, Natalia fue 10º en la final. Soraya y sus problemas artísticos con TVE en 2009 o los de Maxi y los arreglos de su canción que la enfrentaron con la RTÉ en el lejano 1973 hasta el punto de buscarle sustituta la misma semana de Eurovisión son otros ejemplos de controversias surgidas a lo largo de las más de 1000 participaciones eurovisivas.

Mientras seguimos atentos a lo que pueda ocurrir con Max Jason Mai y la STV, podéis recordar como suena su tema "Don't close your eyes".




No hay comentarios:

Publicar un comentario