martes, 10 de abril de 2012

Pastora, ahora contentísima, antes casi arrepentida

Novedades entorno a Pastora Soler, representante española en Eurovisión. Gracias a ella se ha recuperado la figura de una cantante consagrada como participante en el festival, después de varios años apostando por debutantes, y con ello varios nombres del panorama artístico español han salido "del armario" eurovisivo declarando que no les importaría participar en el certamen. En declaraciones al Periódico de Catalunya, días antes de su concierto en Barcelona, Pastora reconoce que nunca se le pasó por la cabeza participar y que cuando se lo propuso su equipo su primera reacción fue decir que "ni de coña". Una vez estudiado el proyecto y asegurada la autonomía artística que tendría, hoy dice "estar contentísima de ir", sin que "haya habido momentos en que casi me haya arrepentido". Reconoce estar más temerosa de las expectativas creadas ante su posible resultado que a un futuro abandono de su público si llegara a quedar mal: "La gente me dice: ¡Vas a ganar!". Pero tiene claro que "quedar entre los diez primeros es todo un logro".

Pastora tiene claro que es un riesgo y demuestra valentía en su apuesta por ser la primera artista consagrada después de muchos años, y también lo es para el propio futuro de España en Eurovisión. Si Pastora obtiene un mal resultado, ¿querrá repetir algún otro artista de renombre el año que viene? Quizás la respuesta esté en cómo actuemos en España con Pastora si ese buen resultado no llega: el artista que trabaja y defiende con altura su arte siempre debe ser recibido con los brazos abiertos, pase lo que pase. Eurovisión no destruye comercialmente a nadie, somos nosotros quienes seguimos comprando los discos y acudiendo a los conciertos. Esperemos que quede claro para que nadie se llame a engaño después y para que podamos seguir disfrutando de grandes nombres representando a España en Eurovisión.



Por otro lado, un blog pronostica hoy el comienzo del declive de la carrera de Pastora por haberse presentado a Eurovisión, tomando como base las carreras de los diez últimos concursantes españoles,  obviando muy probablemente de forma intencionada la de David Civera. Parece meter en el mismo saco a los diez representantes elegidos por TVE, con pasados y presentes muy distintos entre sí y carreras orientadas hacia destinos musicales completamente diferentes. Repasando brevemente esas diez carreras nos encontramos a Rosa, que por siempre será Rosa de España, con varios discos detrás y acabando de presentar uno; a Beth, que eligió un estilo alejado de lo más comercial y centrado principalmente en su tierra natal; Son de Sol, un grupo que mantiene su nivel dentro del nicho comercial al que se dedica; D'Nash, con disco nuevo presentado hace unos meses y en gira por Sudamérica; Soraya, también disco reciente y cantando por todo el país; David Diges, aún el rey de los musicales o Lucía Pérez, que nunca antes tuvo una agenda más llena que tras ir a Eurovisón. Quedan detrás el desaparecido Ramón, último triunfito de TVE y último top 10 de España en Eurovisión; Las Ketchup,  enfrascadas en problemas con su discográfica actual y a la espera de quedar libres de su contrato o el fallecido (virtualmente) Chikilicuatre.

Si bien ninguno se ha convertido en una estrella internacional, decir que sus carreras se han hundido o desaparecido o bien es desconocer la realidad o bien es, simplemente, mentir. Algunos siguen sin enterarse de qué va esto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario