lunes, 17 de septiembre de 2012

Maja Blagdan, la Enya croata

Maja Blagdan y una mariposa
Maja Blagdan fue la representante croata en Eurovisión en 1996, aquellos años que se han venido a llamar "los buenos años de Croacia", que podrían abarcar desde 1995 a 2001. Maja llegó a ser la cantante más importante y popular del país balcánico y del  resto de la antigua Yugoslavia, coincidiendo con los primeros años de independencia y también de participación en el festival, por lo que se convirtió en una de las más admiradas por los eurofans y figura habitual del DORA, la preselección croata para Eurovisión. 


Comenzó en los 80 como miembro del grupo femenino Stijene para luego convertirse en solista y unir su carrera a la del productor y compositor Zrinko Tutic, autor de las eurovisivas "Zeljo  moja""Hajde da ludujemo". Tras conseguir varios premios de importancia en los frecuentes y populares festivales musicales que se celebran en la zona, se presentó en 1993 al primer DORA (Hrvatska pjesma za pjesmu Evrope), organizado para seleccionar la primera canción croata para Eurovisión. El propio Tutic escribió para ella el tema "Jedini moj" (Mi único), que fue segunda tras el grupo Put.


Como gran parte de sus temas, era una canción con ritmos y base que recuerdan elementos folk balcánicos, siempre presentes en mayor o menor medida en la futura discografía de Maja. Así fue en 1996, cuando volvió al DORA y lo ganó con el tema de Zrinko "Sveta ljubav" (Santo amor). Su excelente tema, muy en la línea del gusto de la época aunque aportando un toque exótico que la hacía destacar y con una interpretación extraordinaria, tanto en el sentido de excelente como en el de fuera de lo común, gracias a esos gritos y a esa coreografía.



Partía como una de las mayores favoritas para el triunfo en Oslo y finalmente ocupó la cuarta plaza, digno lugar para una canción tan original como Sveta ljubav. Esto le permitió grabar su tercer discos, bajo el mismo título, y la llevó a intentar repetir suerte en el DORA 1997 con "Za nas" (Por nosotros), donde finalizó tercera, con el mismo estilo del año anterior, aunque con menos chispa.



1997, 2000 y 2002 fueron años en los que siguió lanzando disco pero no fue hasta 2003 en que la vimos de nuevo en el escenario del DORA con deseos de acudir a Eurovisión una vez más, esta vez con el tema "Moja ime je ljubav" (Mi nombre es amor). Si bien es verdad que en 2001 quiso participar con "Zaljubljena" sin llegar a ser seleccionada, ese año 2003 consiguió pasar incluso a la final para finalmente ocupar un deshonroso último lugar (12º). Siendo justos, su interpretación no fue lo que se podía esperar de ella, y esos gritos al estilo de Sveta ljubav que incluía la canción definitivamente no los hizo con la misma entonación que en 1996. Curiosamente, en Youtube se encontraba el video de esta interpretación pero hace tiempo que desapareció y lo único que nos queda es esto:



Con este indecoroso resultado, hubo que esperar hasta 2008 para verla de nuevo en el escenario del DORA, con una nueva balada de su personal estilo titulada "Zvala sam ga andjele" (Le llamaba ángel), que si bien llegó a la final, esta vez ocupó el 14º y penúltimo lugar.



Hasta ahora, es su última incursión eurovisiva, pero todos esperamos volver a contar con ella en alguna preselección, porque siempre aporta un carácter y una personalidad únicos. Nos quedamos a la espera volviéndonos a deleitar con "Sveta ljubav", una obra de arte incluso en su videoclip. Por cierto, desde aquí habrá que volver a reclamar esos videoclips con los que nos solían premiar años atrás y que cada vez menos nos encontramos.

1 comentario:

  1. Cómo añoro aquellos tiempos en los que se premiaba la calidad artística tanto del intérprete como de la canción. Ay qué tiempos (y qué viejo soy...)

    ResponderEliminar