miércoles, 17 de octubre de 2012

Dar rienda suelta a todo el potencial

La SVT sigue anunciando detalles para la nueva Eurovisión. Y lo de nueva tiene más sentido que nunca porque al parecer la televisión organizadora del próximo festival se está tomando a pecho la idea de darle un nuevo impulso, de darle una nueva imagen, de introducirlo en una nueva era como ya hicieron, según ellos aseguran, ya en el año 2000. 


El productor ejecutivo, Martin Österdahl, que ha participado en la organización de otros siete festivales, además de Melodifestivalen en Suecia, asegura que la intención es devolver el espíritu de "unir a Europa en una noche de entretenimiento" al Festival, idea con la que fue creado. Comenta que en otras ediciones organizadas por este país, nuevos estándares fueron alcanzados con, por ejemplo, la introducción de la iluminación del escenario con pantallas LED o con la celebración en grandes recintos con más público en directo en el 2000 o la idea de conseguir efectos de máximo impacto (el "welcome, Europe" del inicio de 2000 o la rotura de la falda de Lill Lindfors en 1985). Quizás muchos piensen que el que falla en esta lista es el de 1992, pero seguramente podamos decir de él que fue el último de una época, aquella previa a la desintegración del bloque comunista del este de Europa. 

"Dar rienda suelta a todo el potencial" es el lema de la organización. Ahora queda poner esas ideas en práctica, unir todas las formas de existir, divertirse y desenvolverse que se dan en toda Europa. Quieren conseguir momentos verdaderamente inolvidables para todos los vean el festival, no solo para unos pocos, y centrar la idea en los cantantes y países participantes y no en el país organizador.

Cómo lograrán todo esto está por ver, sin crear la apariencia de un festival con menos presupuesto, que realmente no tendrá, y sin que dé la sensación de ser un paso atrás con respecto a los macroespectáculos que hemos vivido en los años recientes. Pero sin duda es un reto ver cómo los suecos intentan conseguir de nuevo darle a Eurovisión un nuevo aire, una nueva vida y qué capacidad tienen para volvernos a emocionar. Si eso se han propuesto, lo más probable es que estemos ante un festival de los que hacen historia.

Y cómo todo parece volver a la historia, un solo presentador será el que se haga cargo del peso de las tres galas del próximo año. Como hizo por última vez la elegante y sobria Mary Kennedy en Dublín 1995, un nuevo y único nombre será quien conduzca Eurovisión 2013. ¿Sarah Dawn Finer, Måns Zelmerlöw (que en cambio está ya en las listas para participar en MF), Petra Mede, o quizás cualquier otro nombre aún desconocido para los fans?

Con información de www.dn.se, www.melodifestivalen.se

1 comentario:

  1. Miedo me da que las expectativas sean tan altas y luego no nos llevemos un chasco... mejor los pies en la tierra y a ver que es lo que forman. Como dice un refrán "Torres más altas he visto yo caer" esperemos no verlas...

    ResponderEliminar