jueves, 1 de noviembre de 2012

La Voz (Eurovisiva) II

(c) Telecinco
Por Carlos García Chozas

Telecinco emitió en la noche de ayer la segunda de las tres galas de batallas de La Voz antes de las llamadas galas en directo. Una gala llena de llantos, equivocaciones e injusticias que definen el patrón que las discográficas y el programa tienen pensado para despejar el camino de los “productos” en detrimento de los “portentos vocales”. Lo que en principio era la búsqueda de la voz de España se está convirtiendo por momentos en una franquicia del desaparecido OT. 

Melendi decidió enfrentar a dos “eurovisivos” en un duelo fratricida. Por una parte, una de las eternas aspirantes a representarnos en el certamen europeo que se quedó a las puertas de ello tanto en Eurojunior 2004 como en las preselecciones nacionales de 2007 y 2009. Por el otro, al intérprete de Motril, ex componente del grupo Banghra, otro de los experimentos de Vale Music junto a Sonia y Selena y tantos y tantos otros que estuvo en la preselección online de 2010 en la que no llegó a clasificarse para la gala final con el tema "Amarte hoy". La canción elegida por el coach fue "Devuélveme la vida", del gran intérprete Antonio Orozco. A priori, un tema difícil de cantar dado el sentimiento con el que se tiene que interpretar. 


Mirela estuvo mucho más entera en los ensayos que Javi, que no conseguía hacer suya la canción e incluso le tuvieron que subir medio tono para poder defenderla correctamente. Realmente, fue uno de los platos fuertes de la noche, ya no sólo por el tema si no por enfrentarse dos de los mejores cantantes del coach asturiano. En cuanto a la actuación de cada uno, hay que decir que a medida que la canción iba in crescendo, la seguridad y el aplomo de ambos hizo que se compenetraran especialmente bien. Javi comenzó con muchos nervios, abusando del vibrato y con pequeños fallos de afinación aunque se creció cuando la canción cobró más fuerza, usando su experiencia y enamorando a la cámara. Mirela, por su parte, comenzó muy segura, haciendo lo que tenia que hacer: disfrutar de la canción controlando su voz de manera magistral, demostrando que tiene una técnica vocal impecable y que tiene muchos recursos para utilizar. Para describir al dúo de anoche podemos destacar, por un lado, la experiencia y presencia de Javi y, por otro, el sentimiento, aplomo y temperamento de Mirela. Finalmente, Melendi dejó en la cuneta a Mirela, que seguirá esperando su oportunidad en el mundo de la música, dejando avanzar hacia las galas en directo a Javier Mota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario