jueves, 8 de noviembre de 2012

La Voz (Eurovisiva) III

Por Carlos García Chozas

Ayer se celebró la tercera tanda de las batallas de la Voz donde pudimos ver que los coaches volvieron a dejar en la cuneta a grandes talentos con voces portentosas en detrimento de imágenes comerciales que, a priori, venderán discos como churros y arrastrarán masas de fans importantes, siempre y cuando el actual panorama musical español les deje, debido a la crisis que azota a todos los campos y profesiones. Si hubiera que calificar la gala de anoche para los “eurovisivos” lo haría con el titulo de una canción de otra “eurovisiva”, la gaditana Merche: no es otra que “Cal y arena”. 



Se podría decir que el pescado esta casi todo vendido para el equipo de Rosario Flores dejando seguir a Jorge González, despejándole el camino una vez más, y dejando en la cuneta a Javi Mota. El primer duelo con “eurovisivos” en juego fue del equipo de David Bisbal, con la presencia del extremeño y carismático Paco Arrojo que se enfrentó a las gemelas Marta y María con el tema “No me ames” de Marc Anthony. Paco manifestó encontrarse muy cómodo con el tema elegido durante los ensayos, no tanto las gemelas, pero en directo empastaron muy bien sus voces. El peso de la canción lo llevó Paco en todo momento, marcando el ritmo y usando multitud de recursos vocales innatos que le hicieron ganador de la batalla con toda justicia. 


El primer caso sospechoso vino con el duelo entre Angélica y Noemí Calumarte, corista de D’Nash el año 2007 en Helsinki. Casualmente también fue en el grupo de Rosario Flores, dejando a otra coplera en su andadura hacia la siguiente fase. El tema elegido fue “Vivir sin aire” del grupo mexicano Maná. Mientras Angélica cantaba toda la canción en su estilo coplero, Noemí alardeó de su gran registro folk que no la hizo brillar del todo, cosa que le perjudicó notablemente, ya que el tema no era de su agrado y no se sintió cómoda en ningún momento. La catalana dará que hablar ya que tiene una voz muy personal y agradable para el oído. Gran pérdida, sin duda, para el equipo de la pequeña de la saga Flores. Por último, la batalla con la “eurovisiva” que todos los eurofans esperaban, la canaria Anael, que se enfrentó a la bilbaína de difícil nombre Estitxu. El tema que cantaron fue “I wanna dance with somebody” de la malograda Whitney Houston. Todos calificaron esta batalla como la dulzura contra el vozarrón. Hay veces que no todo en la vida es tener una gran voz que llegue a agudos impensables y que te destroce el tímpano, simplemente con tener una voz dulce, controlada, sensual y elegante que transmita y que te llegue es totalmente válido para hacer que continúes con vida en el programa. De aquí podemos decir que fue de las pocas decisiones acertadas de Rosario Flores desde que comenzó “La voz”. Por lo tanto, Anael estará en las galas en directo de la semana que viene. 

Una de las normas del programa consistía en que cada coach, una vez elegidos a sus 7 candidatos debía “nominar” a dos de ellos haciéndoles cantar el tema con el que se presentaron a las audiciones a ciegas. En esta criba final tomaron parte dos “eurovisivos”, Javi Mota y Jorge González. El primero se enfrentó a Claritzel y Melendi decidió que el cantante de Motril y ex componente del grupo Banghra, se quedara a las puertas de ser uno de los 24 finalistas del programa. Por su parte, Rosario Flores, por enésima vez tiró de afinidad gitana, algo que ya huele a hiel, para dejar a Jorge entre esos finalistas que continuarán una semana más en el programa. Por lo tanto, de los 7 “eurovisivos” que comenzaron las batallas, sólo quedan cuatro. Jorge González, Anael, Paco Arrojo y Mónica Guech. 

¡Mucha suerte a todos ellos¡

No hay comentarios:

Publicar un comentario