sábado, 1 de diciembre de 2012

La Voz (Eurovisiva) V

(c) telecinco.es
Por Carlos García Chozas.

Quinta entrega de la voz eurovisiva a la que vamos a denominar como “una lágrima eurofán”, haciendo alusión a la canción de Misión Eurovisión 2007, o "suicidio colectivo eurofán" después del resultado de la noche del miércoles. Esta edición de La Voz será recordada por dos puntos negativos sobre todo: el abandono polémico del canario Ruimán, del equipo de Melendi, y los constantes "enchufismos" dentro del equipo de la pequeña del clan Flores. 


Anael, la canaria más querida dentro de la burbuja eurofán en España, fue la última del grupo selecto de ex eurovisivos que tomaba parte en el concurso. Lo hacía junto a dos pesos pesados como Emmanuel y Angélica, no cómo grandes artistas con dotes excepcionales vocales si no la ventaja que tienen con sus coaches (que huele a podrido una semana más). La canaria partía con una clara desventaja que al final se tradujo en su eliminación, con protestas a los cuatro vientos. Anael interpretó un temazo de los 80: la banda sonora de Flash Dance, “What a feeling” de Irene Cara. Al principio estaba nerviosa y con la voz temblorosa pero ganó fuerza a medida que avanzaba la canción. Su voz dulce dificultaba un poco la interpretación de este tema que quizás le vino un poquito grande pero que defendió con ganas, aplomo y tablas. Después de las tres actuaciones y de cantar con Rosario Flores, las líneas se cerraron dando como favorito y accediendo a la siguiente ronda a Emmanuel. Rosario, por su parte, tenía bastante claro a quien debía salvar y fue a Angélica en detrimento de nuestra querida Anael. Una oportunidad más perdida que significa el adiós del programa de Anael a la espera de nuevas oportunidades en su carrera musical.

No hay comentarios:

Publicar un comentario