jueves, 7 de febrero de 2013

Ensayos de la segunda semifinal de Melodifestivalen

(c) svt.se
Hoy han comenzado los ensayos en el escenario del Scandinavium de Göteborg de la segunda semifinal de Melodifestivalen 2013. La SVT ha colgado en su web extractos de un minuto de dichas actuaciones, donde no solo podemos ver cómo quedará en pantalla cada show sino que además tenemos la oportunidad de escuchar las canciones por fin. Puedes encontrar más detalles de cada artista en nuestro artículo dedicado a esta semi. Te resumimos aquí nuestras impresiones:



Melodi nummer ett: Begging med Anton Ewald. La nueva apuesta de Fredrik Kempe se llama Anton Ewald, bailarín de varios temas del pasado reciente de Melodifestivalen. El jovencito se mueve muy bien (junto a otros dos únicos bailarines) e interpreta decentemente un tema en la línea de "Popular", "In the club" u otros temas de ese corte. También conocida como "la canción del lobo", por su característico estribillo, que está cantado en gran parte por un coro invisible (pregrabado). 

Melodi nummer två: Make me number 1 med Felicia Olsson. Una balada con inspiración soul es la que presenta la joven Felicia, que aparece completamente sola en escena, con un micrófono estilo años 50. El tema parece tener mucha más fuerza en el estribillo, mientras que las estrofas, a pesar de su menor potencia, trasmiten bastante el feeling que la canción requiere. Ella es muy correcta vocalmente, aunque sus gestos son algo inexpresivos.

Melodi nummer tre: Annelie med Joacim Cans. Este cantautor de larga melena nos trae un tema propio en sueco de estilo folk que tiene una instrumentación bastante lograda. La canción en sí es un medio tiempo entretenido sin muchas pretensiones. 

Melodi nummer fyra: On top of the world med Swedish House Wives. Las tres divas del schlager reunidas para la ocasión nos traen un tema que con su estribillo hará las delicias de los amantes de este tipo de música. Mientras, las estrofas son mucho menos habituales de lo que estamos acostumbrados, con unos arreglos que pretenden actualizar el estilo musical un poco. Coreografía y escenografía añaden el toque final para convertirla en una de las más divertidas.

Melodi nummer fem: Hello goodbye med Erik Segerstedt & Tone Damli. Esta unión sueco-noruega tiene el aspecto de querer reunir en escena al ying y al yang: él con un aspecto más macarrilla (y guitarra en mano) y ella más pija. Correctos vocalmente, la canción es una simple baladita romántica a medio tiempo, con unos arreglos que en algún momento quieren parecer country, un estribillo agradable pero con poca fuerza. Podría ser el tema de una comedia norteamericana cualquiera.

Melodi nummer sex: Only the dead fish follow the stream med Louise Hoffsten. Louise presenta una canción seria, bien construida y bien arreglada, con un título además muy original, algo que escasea cada vez más. Sin un estilo bien definido, toca el pop, algún arreglo la hace sonar cercana al country, y en general suena agradable y está bien presentada, con la presencia en escena de ella y tres acompañantes de mediana edad (como ella) que hacen de coro y tocan varios instrumentos. Ella incluso hace un solo de armónica.

Melodi nummer sju: En förlorad sommar med Rikard Wolff. Este MF es sin duda el que más oportunidades está dando a cantantes de mediana edad. Rikard nos presenta una balada triste, acompaña muy bien por un piano. Sin tener la ternura del tema de Anna Järvinen de la semana pasada, es una canción bonita aunque parece faltarle el empujón necesario para enganchar al público, al menos en el trozo que hemos podido escuchar.

Melodi nummer åtta: Copacabanana med Sean Banan. Sean Banan quiere volver a ofrecernos más de lo que ya hizo en 2012: una vestimenta llamativa (alguno la calificaría de horripilante), varios paseos provocadores por el escenario y fuera de él y un estribillo simple y pegadizo. Si esta es la idea con la que uno disfruta de la música, este es el tema perfecto. Si las aspiraciones son mayores, hay que buscarlo por otro lado. Personalmente, creo que el de 2012 era "mejor".

Como opinión personal, creo que la primera semifinal tenía temas más interesantes, pero el gusto es personal. Las actuaciones son bastante profesionales, no hay nada que desmerezca, a excepción de a quien le parezca que Sean Banan es demasiado hortera como para salir en la tv pública. Esperaba más de Erik y Tone, pienso que su canción es demasiado "rosa" y me ha sorprendido la calidad que transmite Louise Hoffsten. El tema de Anton Ewald quizás sea el que más se parezca a un éxito comercial actual, aunque el abuso de los coros pregrabados chirría bastante. Las divas schlager están bien, pero da la sensación de que podrían haber estado mejor.

El sábado, los temas enteros y repaso final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario