viernes, 29 de marzo de 2013

Tal día como hoy... Eurovisión'60 y '69

Hoy es 29 de Marzo y por tanto un buen momento para recordar los dos festivales celebrados en esta fecha: la edición de 1960, la primera celebrada en suelo británico, y la inolvidable para los españoles de 1969 en Madrid.


(c) eurovision.tv
Eurovisión 1960 se celebró en el Royal Festival Hall de Londres, un sitio emblemático a las orillas del Támesis y visita obligada a todos los amantes de la arquitectura modernista. Fue la primera vez que el país ganador de la edición anterior, Países Bajos, había declinado organizar el festival. El Reino Unido había sido segunda en el 59 y quizás por ello la BBC fue la organizadora del primer festival de los años 60.

La carismática y aristocrática Katie Boyle presentaría el primero de los cuatro festivales(60, 63, 68 y 74) que le tocaría conducir. Se produjo el debut de Noruega con Nora Brockstedt, una prestigiosa cantante de jazz, y el retorno de Luxemburgo tras su retirada sorpresiva en el 59. Sería además la única vez hasta 1992 que el pequeño ducado interpretaría su canción el idioma local. Quizás el último puesto sufrido por Camillo Felgen tuviera algo que ver en la preferencia posterior por el francés.


Trece fueron en total los participantes y la ganadora fue la canción francesa 'Tom Pillibi' interpretada en último lugar. Paradójicamente, el último clasificado el año anterior había sido el francés Jacques Pills que representaba a Mónaco y era el padre de Jacqueline Boyer, la ganadora de 1960.

'Tom Pillibi' fue el primer gran éxito eurovisivo nacido del propio Festival ya que consiguió entrar en los charts de toda Europa. En España fue José Guardiola, nuestro representante en 1964, quien la versionó y triunfo con ella.

(c) eurovision.tv
En 1969, el festival viene a España por primera vez, para recalar en el elegante Teatro Real de la plaza de la Ópera de la capital con 16 países participantes y no sin cierta polémica. Austria decidió no tomar parte en protesta por la política dictatorial del gobierno de Franco. Pero la gran polémica llegaría al final.

La popular actriz y presentadora Laura Valenzuela condujo el show con la orquesta de RTVE dirigida por el no menos popular maestro Augusto Algueró. A pesar de defenderse a duras penas con el inglés, Laurita dio paso a cada uno de los artistas y directores con soltura y destaca su mítica introducción en cada uno de los idiomas de los países concursantes, incluidos los de la Europa de Este que solo lo retransmitían.

Igual hizo el cantante yugoslavo, Ivan, que trajo un tema en el que saluda en varios idiomas a todos los espectadores del festival: "Pozdrav svijetu". Por Luxemburgo repitió Romuald (MC64) y España obtuvo con Salomé su segundo triunfo. El jovencísimo Jean-Jacques le cantó a su "Maman" con gran éxito e Irlanda presentaba por primera vez un tema rítmico, consiguiendo su peor posición hasta entonces. La diva italiana Iva Zanicchi, vestida cual diosa romana, solo pudo ser 13ª y otras dos ganadoras actuaron seguidas: Holanda con Lenny Kuhr y su oda medieval y Reino Unido con Lulú y su festivalerísimo "Boom-bang-a-bang". Luego, Tommy Körberg aparece por primera vez por Suecia (volvería en 1988) y por Bélgica repite el inquietante Louis Neefs. Tres nuevos temas festivaleros se sucedieron, con suerte dispar: Suiza fue quinta, lo que equivalía a ser segunda en este festival, con Paola del Medico y "Bonjour, bonjour"; Noruega con la tenaz Kirsti Sparboe y su pizpireta e impronunciable "Oj-oj-oj så glad jeg skal bli"; y Alemania, con la sueca Siw Malmkvist, que ya estuvo en 1960, con "Primaballerina". Francia y Portugal se presentaron en el escenario con dos divas de la música ligera: Frida Boccara, ganadora también con "Un jour, un enfant" y Simone de Olveira, con la mítica "Desfolhada", que la pacata producción española tradujo por su cuenta y riesgo como "Deshojada". Cerraron los descafeinados finlandeses Jarkko & Laura.



Tras un intermedio muy vanguardista presentando las maravillas de la España de la época, la votación no pudo devenir en un resultado más surrealista: como ya sabemos, 4 ganadoras ex-aequeo, como repetía contrariada Laurita tras pedir confirmación por triplicado al ejecutivo de la UER de la época, Clifford Brown. Y una no menos surrealista Massiel, enfundada en un abrigo de chinchillas saltó al escenario a repartir las medallas, que milagrosamente fueron suficientes, al utilizarse las que se entregarían a los compositores. 

El año siguiente, cuatro países rehusaron participar en Ámsterdam en protesta porque el sistema de votación no fue modificado. Sí lo fue en 1971, aunque duraría poco. Según se cuenta, España optó a la organización de un festival de nuevo en 1980, cuando, tras el doblete, Israel no pudo volver a acoger el concurso. Pero fue elegida La Haya por motivos de costes al reutilizar el escenario y pabellón usados en 1976. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario