domingo, 10 de marzo de 2013

Un Melodifestival con dos reyes

(c) eurovisionnocheydia.es
Anoche se celebró en el Friends Arena de Estocolmo la final de Melodifestivalen 2013, después de seis semanas de concurso, donde 32 canciones y artistas han competido por el triunfo y por representar después a Suecia en Eurovisión. Y decirlo en ese orden no es casual, porque el Melodifestival no es solo la final sueca para Eurovisión, si no el festival de canciones del país, donde eligen al ganador que ellos quieren. Por eso, a veces, nos sorprendemos de extrañas finalistas y resultados que en otras partes de Europa no comprendemos.

Ahora que estamos huérfanos musicales tras mes y medio de Melodifestivalen, vamos a repasar los resultados y las reacciones a la final de ayer.

La victoria del joven Robin Stjernberg y su original tema pop "You", que yo retitularía "All because of you" para evitar los títulos de una sola palabra que tanto odio, ha traído polémica, al igual que los comentarios sobre el nivel de canciones de este año, que no parecen estar en línea con los abrumadores índices de audiencia, que superan de media un 20% al ya récord absoluto del año pasado.



Lo primerísimo que hay que destacar es la maestría que la SVT tiene a la hora de ofrecer una gala de este tipo. Sonido impecable, agilidad extrema, perfección impoluta, humor elegante, intermedios brillantísimos, diversión hecha con mucha seriedad. Por eso, no deja de ser de lo mejor que puede verse en televisión.

Pasando a los resultados, este MF no deja de traer novedades y récords. Al mencionado de audiencia, a falta de saber los datos de la final, también hay que añadir que es la primera vez que una canción procedente de la "Andra chansen" vence el concurso. Ya mencionamos en el artículo que le dedicamos a esa semifinal que el nivel de esa 'repesca' era muy superior al de otros años y que varias canciones merecían estar en la final directamente. Además del ganador, Anton Ewald, el otro repescado, ha sido cuarto, tercero en el televoto con su excelente show en escena y su bailable tema.



Junto a ellos completaron el top 5 Ulrik Munther, favorito en las apuestas que fue segundo en el jurado y quinto en el televoto, lo que le valió para ser tercero. Con uno de los temas más conseguidos de la noche, obra de los creadores de "Euphoria", quizás le supo a poco. Podría haber sido otro gran representante sueco en Malmö. Y cierra el top la única mujer, "the Swedish lady", como la definió Federico Llano, portavoz del jurado español, quien le concedió 12 puntos: Louise Hoffsten con su magnífico tema "Only the dead fish follow the stream" encandiló aún más al televoto, que la colocó cuarta. Un buen resultado para un tema aún mejor.



El descalabrado de la noche fue Ralf Gyllenhammar, segundo en las apuestas y que acabó en un modesto séptimo lugar, mismo lugar que le otorgó el televoto, siendo octavo en el jurado, que era en quien confiaba para acercarse a la victoria. Su interpretación anoche dejó bastante que desear, en un tema en el que la potencia vocal en tanto grito se hace indispensable. Si le ocurrió igual en el ensayo donde vota el jurado (el del viernes noche), encontraremos la explicación a su decepción. Otro decepcionado con su resultado final es David Lindgren, que aunque no tuvo su mejor noche en la final de ayer interpretando su "Skyline", seguro esperaríamejorar lo que las encuestas ya le deparaban: uno de los últimos lugares en el televoto. Y fue eso, el último, con poco más de 40.000 llamadas. A pesar de contar con un tema solvente y ser uno de los mejores solistas que son capaces de cantar y bailar a la vez sin perder fuelle, no parece que eso haya sido valorado por los suecos. Sí lo fue por el jurado, que le situó en tercer lugar. Al final, octavo.



Las dos apuestas más circenses de la noche terminaron sexta y última respectivamente. Hablamos del show bananero del cómico Sean Banan y del añejo schlager de los veteranos Ravaillacz. El primero consiguió el doce de un despistado jurado chipriota y al final obtuvo el sexto lugar en los tres casos: jurado, televoto y general. Los abueletes no pasaron del último lugar entre el jurado y llegaron al octavo en el público. Los rockeros de State of drama, con su balada, llegaron al cuarto lugar entre el jurado pero el público les relegó al noveno, no pudiendo evitar ocupar ese penúltimo lugar final.

Y dejamos para el final al favorítisimo, YOHIO, que ya se ha hecho un hueco entre los suecos y muchos de los fans, que ya le veíamos como ganador y anfitrión en Malmö. Su segundo lugar es a la vez un honor y una condena. Él mismo declaraba que "era un poco agridulce", ya que sentirse valorado por sus compatriotas como el más votado de la noche con casi el 22% de las llamadas le da un ánimo enorme para seguir con su joven carrera, pero no alzarse con el triunfo final es quitarle el caramelo que ya casi saboreaba. "Europa no está preparada", dijo YOHIO, refiriéndose al penúltimo lugar con el que los jurados europeos premiaron su actuación. 

(c) eurovisionnocheydia.es
Y quizás sea eso lo que ha ocurrido: puede que la vieja Europa aún no entienda que un chico con imagen de chica puede ser una gran estrella, lejos de aspectos sexuales que quieran aplicársele. Los seguidores del joven cantante han saltado en masa criticando que sea Europa y no Suecia quienes hayan elegido al ganador final, como si Robin no hubiera quedado segundo también en el televoto y como si el sistema solo valiera para cuando gana quien a uno le interesa. No puede hacerse un sistema para cada ocasión según convenga, y habrá que preguntarle también al casi 80% que no votaron a YOHIO si le preferían a él o a Robin. Y quizás haya evitado Suecia otro "bergendalazo". En 2010, Anna Bergendahl ganó el Melodifestival siendo séptima en el voto del jurado internacional y primera en el televoto. Todos sabemos lo que luego ocurrió en Eurovisión. Si Robin decía que ayer fue "la mejor noche de su vida", es muy probable que a YOHIO le queden muchas por vivir de tanta importancia. No debe temer en absoluto haber sido superado en el ranking final, tiene lo que más necesita, el apoyo de una base fan innumerable y el favor de un amplio conjunto del público sueco. Ahora, a vender discos. Nosotros esperamos verle pronto en MF de vuelta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario