domingo, 29 de septiembre de 2013

Malmö 2013: cuatro meses después

Tras el terremoto que supuso la victoria de Loreen en 2012 y la euforia, nunca mejor dicho, de que Suecia organizara de nuevo Eurovisión, la SVT nos sorprendió con la elección de la modesta ciudad de Malmö como sede del festival de 2013 en lugar de la esperada Estocolmo. Tras las reacciones en contra desde media Europa, los productores mantuvieron su decisión y se decidieron por una edición a escala reducida tras los recientes arrebatos de grandeza de algunos de los últimos organizadores.

A pesar de contar con las tecnologías más avanzadas en el mundo del espectáculo, una presentadora muy profesional y su característica capacidad para organizar shows musicales de este tipo, algunos se quedaron con ganas de más tras las tres galas en el sencillo Malmö Arena. Otros, en cambio, consideraron que el continuo engrandecimiento y sobredimesionamiento del festival estaba distorsionando la esencia del concurso y que esta idea de la SVT era necesaria y el resultado fue excelente.

Dinamarca salió vencedora de la votación, favorita desde marzo y de nuevo ratificada por jurado y televoto. Lejos de conseguir el apabullante éxito de Loreen del año pasado, la discreta "Only teardrops" será una ganadora más de las casi sesenta que el concurso ha visto pasar por su historia. Con el triunfo nórdico se impidió que Azerbaiyán lograra un segundo triunfo con la eficaz balada "Hold me", cuya puesta en escena resultó de nuevo insuperable (del especialista Fokkas Evangelinos) y clave para conseguir el subcampeonato. El podio lo cerró finalmente la ucraniana Zlata, que superaba como cantante a su balada "Gravity", con otra puesta en escena muy elaborada.

Y para completar este top cinco, que menos que otros dos países nórdicos y exsoviéticos, reyes del concurso en los últimos años: Noruega, con "I feed you my love", el tema más actual de los cinco con diferencia; y Rusia, con una cantante tan discreta y eficaz como su canción "What if".

Dentro del top ten pudimos ver sorpresas junto a otras apuestas de las que se esperaba un resultado digno: Grecia, Italia y Holanda consiguieron entrar entre las diez primeras, junto a la entrañable Malta, ejemplo de como con una simpatía bien llevada y presentada se puede enmascarar un tema simple; y a Hungría, la auténtica revelación de año por la que nadie apostaba siquiera como finalista y logró alcanzar el décimo puesto.

Detrás de ese muro que supone el puesto diez de la tabla clasificatoria encontramos a muchos participantes que esperaban el milagro del top ten y a otros que ya consideraban un regalo estar en la final. Entre los primeros están Moldavia repite por segundo año el puesto 11º (supervalorada por el jurado), Rumanía (13º) y su estridente tenor (supervalorado por el televoto en este caso), Suecia (14º), que se encontró con la opinión dividida entre televoto y jurado (con estos a favor) y Georgia, cuya apuesta tan similar a la española de 2012 no surtió el mismo efecto, a pesar de lograr el favor de la prensa acreditada en Malmö que la situó campeona. Islandia (17º), Reino Unido (19º), Estonia (20º), Alemania (21º), Francia (23º), Finlandia (24º) e Irlanda (26º) no lograron ni rozar el sueño del décimo puesto a pesar de contar con apuestas fuertes de una manera u otra en todos los casos.

España no pudo revalidar el buen resultado del año pasado con Pastora Soler, algo que en el fondo todos esperaban en mayor o menos medida. Ni el tema elegido estuvo nunca en la onda de lo que suele gustar en Europa ni la inocencia que aún demuestra TVE a la hora de competir podía suplir las carencias de la participación española. El sueño de Morfeo se mostró dispuesto a intentar llegar lo más lejos posible y su profesionalidad está lejos de toda duda, pero se demuestra una vez más que los cantantes españoles llegan muy perdidos en cuanto a la idea que tienen de a qué se va y cómo hay que ir al festival de mentalizados, muy probablemente no por fallo personal de ellos, sino por la imagen desactualizada que se tiene del programa en España y la escasa ayuda a centrarse que suele prestar TVE en este sentido.

Esto lleva a muchos a dudar si algún cantante con una carrera consolidada se mostrará interesado en concursar en la próxima edición. Muy posiblemente nos encontremos en la misma situación de años anteriores: una discográfica propondrá a algunos de sus cantantes en nómina la posibilidad y dado cómo se encuentra la industria musical en la actualidad, no todos podrán negarse. Si el cantante, y lo que es más importante, la canción están en consonancia con lo que en Eurovisión pega será otra cuestión.

Malmö 2013 pasó hace unos meses y deja en el recuerdo de todos sentimientos encontrados. Unos esperaban más por el hecho de ser Suecia, donde en casi cada hogar hay un eurofán; otros quedan satisfechos por un festival bien hecho por y para fans, con innumerables guiños para los eurovisivos y con momentos que solo en uno celebrado en Suecia pueden aparecer. Si sienta precedente o no o supone un punto de inflexión en la larga historia del concurso lo sabremos más adelante. Y los que lo vivimos allí solo podemos quejarnos de las largas horas que pasamos en las colas esperando entrar o colocarnos de pie en el pabellón, que sumadas todas superaron el día entero de pie. Pero tener la posibilidad no solo de asistir a un festival de nuevo, sino a ver como lo viven en Suecia, con un ambiente en la ciudad realmente inigualable, con el aeropuerto, la estación (con música eurovisiva continua hasta la madrugada) y todo el centro decorados; con un Euroclub espectacular y que cada noche te permitía conocer a incontables estrellas del schlager nórdico, que sumadas a las del propio festival hacían de aquellas noches un sueño; y con una idea excelente para permitir a los fans acceder a los puntos estratégicos de las celebraciones de la semana y desplazarse por toda Escania sin coste. Sin duda, una de las mejores organizaciones si no fuera por las varices...

La ventaja principal que aporta la victoria danesa es proporcionarnos un destino cómodo y cercano, aunque no barato. Pero eso lo trataremos en otro artículo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario