martes, 15 de abril de 2014

Más allá de las apuestas para Eurovisión 2014

Por Kike Hurtado

Cada día falta menos para que comiencen los ensayos en el complejo B&W de Refshaleøen en Copenhague. Será a partir de ese momento cuando la “prensa especializada” y los eurofans y eurofanas desplazados hasta la capital de Dinamarca puedan empezar a dar sus impresiones sobre los distintos ensayos y podamos tener una idea más clara de quién puede llegar a ser el vencedor o la vencedora de esta 59 edición del Festival de la Eurovisión. Huelga decir que los directos de los cantantes y, sobre todo, las puestas en escena, son fundamentales en un concurso como el de Eurovisión, donde la primera (y única) impresión es la que cuenta. Millones de europeos darán su veredicto y elegirán el tema ganador después de ver y escuchar tres minutos de canción durante los cuales, aparte de valorar la melodía, también se tendrán en cuenta las cualidades vocales de cada intérprete y toda la parafernalia que pueda rodear al mismo durante la actuación: bailarines semidesnudos, rulos gigantes, cajas de música barrocas, cuerdas con ropa colgada,… Ya se sabe…

En Eurovisión, cualquier cosa es posible. Y hasta que comiencen los ensayos, ¿cuáles son las pautas principales que seguimos los eurofans para hacernos una idea de lo que puede “pitar” y llevarse el gato al agua el próximo 10 de mayo? 


Pues principalmente dos: las casas de apuestas y las encuestas (también conocidos como “polls”). Tanto unas como otras, no se puede afirmar que sean unas guías fidedignas, aunque en muchas (y claras) ocasiones han acertado en sus previsiones. Las casas de apuestas online son la fuente principal de la que nos nutrimos los eurofans para saber, por un lado, cómo se estima que quedará clasificado el representante de nuestro propio país y, por otro lado, cómo se valora la canción o las canciones que se encuentran entre nuestras preferidas. 

Uno de los problemas de este sistema es que las apuestas se abren cuando aún no se conocen todas las candidaturas participantes. Otro de los problemas es que uno puede apostar por su propio país, lo que desvirtúa el resultado. Si a esto le sumamos que la legislación sobre juegos y apuestas online de algunos países europeos es restrictiva con este tipo de apuestas (en España, por ejemplo, están prohibidas las apuestas “en contra”), nos encontramos con que los datos de las casas de apuestas (por cierto, muy variables) no son unos indicadores de fiabilidad elevada. 

Las encuestas a través de internet suelen estar organizadas por asociaciones de eurofans y por sitios, blogs y foros especializados en Eurovisión. Algunas tienen mucha solera, como es el caso de la OGAE POLL, en la que cada asociación nacional de este club internacional vota a la manera de eurovisión por el resto de naciones. En este caso el muestreo es elevado, pero los resultados tampoco son de gran fiabilidad (aunque en ocasiones se acierte), pues el voto de los eurofans suele estar influenciado por muchos factores que no se tendrán en cuenta por el resto del público cuando se retransmita la final del festival el próximo 10 de mayo.

¿Existen otras maneras de vaticinar un resultado? A mí se me ha ocurrido la siguiente: usar la plataforma oficial de Eurovisión (www.eurovision.tv) y su canal de Youtube. ¿Por qué? Para empezar es una plataforma que está al alcance de todos y, lo más importante, es gratuita, es decir, no hay que invertir dinero en apuestas y no tienes que pertenecer a una asociación de eurofans para poder usarla (sin ánimo de lucro, pero con cuota de asociado). Entre los meses de febrero y abril de 2014, la web oficial de Eurovisión ha ido publicando en su canal de Youtube los vídeos oficiales de las candidaturas de este año. Cada uno de los vídeos va acompañado de una serie de datos, siendo los que he utilizado para este estudio los siguientes: fecha de publicación, número de visitas (hasta el día de hoy), número de “me gusta” (hasta el día de hoy) y número de “no me gusta” (hasta el día de hoy). Para los dos últimos valores hace falta tener una cuenta de Facebook y eso, de momento, también es gratuito. Cogiendo todos esos datos, mezclándolos, cruzándolos y teniendo en cuenta la dinámica de Eurovisión (dos semifinales en las que se clasifican 10 candidatos por cada una y una final de 26) se obtienen unos resultados bastante interesante e igual de fiables que los que puedan ofrecer otros métodos. Si se tienen en cuenta el número de visitas por día, los resultados son los siguientes: 


Si se tienen en cuenta el número de “me gusta” por día, los resultados son los siguientes: 


Se tiene en cuenta la diferencia diaria entre el número de “me gusta” y el de “no me gusta”, los resultados son los siguientes: 


¿Cuáles serían las conclusiones más importantes que se podrían sacar? Armenia ganaría en todos los casos. Irlanda, Dinamarca y Alemania ocuparían los últimos puestos en las tres variaciones. El tema que interpreta Ruth Lorenzo se situaría entre las cinco primeras clasificadas. Bélgica, una de las más valoradas, no pasaría a la final en ninguno de los casos. ¿Qué opináis de esta “otra forma” de vaticinar los resultados? Habrá que esperar a la segunda semana de mayo para saber si, por lo menos, estas cuatro conclusiones se cumplen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario