sábado, 3 de mayo de 2014

Copenhague 2014: la organización

(c) Connie Maria Westergaard
Copenhague 2014 esta en su apogeo. Y mayoría de los fans y/o periodistas desplazados aquí destacan una característica principalmente: la mala organización. Si en años anteriores ha fallado algún punto concreto, este año pocos son los que se salvan. Ningún stand de información en el aeropuerto y una decoración mínima, como mínimo es el número de voluntarios de la organización.
 
El transporte es de pago para todo aquel que no sea acreditado y haya obtenido además la tarjeta correspondiente. Y aún así, las líneas que llegan hasta el B&W son pocas y dejan a una distancia muy considerable del recinto. El estado en que se encuentran los alrededores del mismo es lamentable, es puro descampado, sin asfaltar, con numerosas zonas en práctico abandono. La caminata desde el autobús urbano hasta el B&W ha sido lo más indignante que ENYD ha vivido en Eurovisión desde que comenzamos.
 
El mismo centro de prensa es una carpa que se agita estrepitosamente con el viento que suele soplar aquí (y en Malmö) de forma habitual. Si quieres comer o beber algo, hay que abonar su correspondiente precio, cuando es habitual que haya habido algún tipo de invitación durante el día en otros años.
 
Como ya se sabía, el Euroclub es de pago y solo para miembros de OGAE o acreditados. Parece que todo el gasto que la DR ha hecho en esta Eurovisión ha sido en el escenario, que sí es impresionante y resultará un éxito en pantalla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario