miércoles, 27 de agosto de 2014

La canción del hipérbaton (Gracias, Peret)

En medio de las ausencias de este fin de verano de 2014 nos llega a los eurofans españoles la hora de despedir a un representante de TVE en Eurovisión: el rey de la rumba, Peret, el catalán universal y, no obstante, un símbolo entonces (y ahora) que llevó el nombre de toda España al resto del mundo con su trabajo y sus canciones. Pedro Pubill Calaf ha fallecido hoy en Barcelona a los 79 años tras serle diagnosticado un cáncer hace unas pocas semanas, del que, a pesar de todo, esperaba recuperarse en breve.

En la cresta de la ola de su popularidad, que le había llevado a popularizar la rumba y otros ritmos latinos y sudamericanos desde los años sesenta en España y buena parte de Europa y América, Televisión Española decide seleccionarlo como representante español en el XIX Festival de Eurovisión, ardua tarea para Peret tras los éxitos conseguidos por Mocedades, Karina, Julio Iglesias, etcétera.

Mucha polémica hubo entonces y después de esta nominación para representar a España en los años del tardofranquismo, entre rumores de "designación forzosa" y otras amenazas del régimen de la época que, si bien no eran descartables, igualmente hay que destacar que el cantante representó al país en numerosos festivales internacionales durante aquellos años.

"Canta y sé feliz" (previamente conocida como "No sirve de ná") fue la rumba compuesta por el propio Peret, por supuesto, que llegó a Brighton junto a temas tan distintos como "Waterloo" de ABBA, "Sì" de Gigliola Cinquetti, "Long live love" de Olivia Newton-John o "E depois do adeus" de Paulo de Carvalho. Sudores debieron de padecer los miembros de la orquesta de aquella edición según cuentan para conseguir hacerse con la particular composición y los arreglos del tema (escritos por el desaparecido Juan Carlos Calderón) y dirigidos en directo por el recordado maestro Rafael Ibarbia.

"Canta y sé feliz" era un tema alegre, de aquellos que el rey del estribillo juguetón y despreocupado acostumbraba a componer, con una peculiar construcción gramatical por la cual podría bien llamársele la canción del hipérbaton, gracias a ese original estribillo donde abogaba por relajar las costumbres y poner en valor las cosas que realmente la tienen (a juicio al autor).

Retirado durante la mayor parte de los años 80, dedicado a la vida espiritual, su gran retorno se produce en las Olimpiadas de Barcelona en 1992, tiempo desde el cual ha continuado con sus grabaciones y haciendo la vida más feliz a sus seguidores en miles de fiestas y reuniones a lo largo y ancho del mundo. lo grande de un artista de esta talla es que su muerte nunca es total, seguirá vivo mientras alguien siga oyendo alguna de sus canciones y bailando algunos de sus estribillos.

Gracias Peret, gitano ejemplar, porque el que canta verdaderamente es feliz y los eurofans lo somos cada vez que te volvemos a ver con tu micrófono en el nudo de la corbata, con tu movimiento guitarra-ventilador, con tus colegas palmeros y tus coristas de inolvidable aspecto. Por tu garra y tu profesionalidad con la que consigues hacer bailar y cantar a todos: sea uno o no del gusto de tu peculiar estilo, no hay quien pueda evitar cantar contigo y ser feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario