jueves, 7 de agosto de 2014

Viena acogerá Eurovisión 48 años después

La UER ha anunciado que finalmente será Viena, la capital de Austria, la ciudad que acogerá la sexagésima edición del Festival de Eurovisión, tras arduas deliberaciones llevadas a cabo por este organismo y la ORF, televisión pública del último país ganador. Tras una dura pugna con otras candidatas, especialmente la capital tirolesa Innsbruck, la antigua capital imperial será quien vuelva a ser la sede del concurso europeo, casi medio siglo después de haberlo sido, tras la victoria del popular Udo Jürgens en el lejano 1966.
 
La sede central del evento será el Wiener Stadthalle, que fue inaugurado en 1958 y que puede acoger hasta 16.000 personas, aunque la capacidad final dependerá del sitio que ocupe el escenario y podría disminuir. Artistas y estrellas de primer nivel han visitado este recinto para sus actuaciones en Viena. Dispone de varias salas, además de la principal ya comentada, lo que puede facilitar la concentración de necesidades de organización que el festival requiere.
 
En 1967, la ORF celebró el concurso en los salones del Palacio de Schönbrunn, que ofrecían un glamour superior pero que en la actualidad no cuenta con las mínimas características que necesita el evento eurovisivo. De los 17 países que concursaron entonces, la próxima edición podría rondar los 40, y de unos cuantos cientos de VIPS que formaron parte del público entonces, miles de fans procedentes de toda Europa y del resto del mundo querrán presenciarlo en directo. Tras la victoria de Conchita, Austria y su televisión pública preparan entorno a 20 millones de euros de presupuesto para celebrar con todas las garantías el próximo festival de Eurovisión, que cumplirá sesenta años para entonces.
 
Hablando de presupuestos, para que la desastrosa organización en Copenhague también ha sido un disparate en lo ecónomico, disparando el coste hasta los 15 millones de euros, frente a los 10 previstos. Si no tuvieron bastante con organizar el festival en medio de la nada y las consecuencias e incomodidades que esto generó para todos sus visitantes, periodistas y fans, parece que esto además les ha salido muy caro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario