miércoles, 11 de marzo de 2015

El anfitrión busca su canción

Ser anfitrión del festival de Eurovisión es un doble reto: exponer toda tu artillería organizativa y, además, hay que plantear una representación digna que sea capaz de obtener un resultado presentable en la final. Y si Austria es la anfitriona, el reto es aún mayor, conocida la habilidad del país alpino para no acertar con su canción eurovisiva.
Este año, una preselección con varios shows y semifinales es la idea que la ORF ha tenido para elegir a su cantante y canción, aprovechando así el tirón que Eurovisión tiene en el país organizador, con una promoción extra sobre cualquier año normal. Seis finalistas han quedado para la última gala del "Wer singt für Österreich?" del próximo viernes 13. Esperemos que la fecha no les traiga mala suerte. Estos son los candidatos:
Zoe – “Quel Filou”
El primer tema finalista es una especie de schlager francés, en el idioma del 'hexagone', con acordeón, violines y chelos incluidos, y un corito muy simpático. Aunque podría haberla cantado Edith Piaf en los 50, este tipo de canción es bastante atemporal (dentro de su tradicional estilo) y la chica le da un toque distendido y relajado visual e interpretativamente.

Folkshilfe – “Who You Are”
Más acordeones, este vez como acompañamiento a un tema que coquetea con el hiphop pero que se convierte finalmente en una canción pop bastante potable, que podría pasar por ser la versión actualizada de los 'Falter im Wind' del 72. En general, decente aunque lejos de ser un temazo.

Celina Ann – “Utopia”
Primera canción normal, si tenemos por normal los cánones del pop comercial más habitual. Un medio tiempo bastante aceptable que, aun con todo, parece que le falta la explosión que un verdadero éxito necesita. Ella no es una futura diva del pop y vocalmente resulta un tanto gritona. En resumen, se queda en una canción más.

The Makemakes – “I Am Yours”
Una balada a ritmo de piano y batería que podría sonar en cualquier club del mundo y que el solista defiende con una voz excelente. La atmósfera está muy conseguida y ese toque pseudojazz queda bastante bien. Puede recordar al tema que Alemania presentó allá por 2004, pero con un toque mucho más pop y menos exigente, más fácil de oír.
En la línea del anterior, un tema pop a medio tiempo y que en este caso tira más hacia el country. Tiene en común con el anterior ese aire 'club' que parece haberse instalada en media Europa, por culpa del éxito de los Common Linnets en 2014 sin duda. Este estribillo tiene más ritmo que el de los Makemakes, pero no consigue el ambiente que aquel transmite.
Johann Sebastian Bass – “Absolutio”
Unos señores se visten al estilo romántico, con pelucas rizadas blancas como en tiempo de Mozart o Bach, al que eluden con el nombre del grupo. Comienza con la imitación de un coro lírico (que presta su colaboración en el estribillo, mentando el título de la canción), pero rápidamente pasan al ritmo que domina la canción, una especie de pop-funky con 'vocode' incluido para el solista. Original es, hortera un rato también. ¿Querrá Austria que estos señores les representen en su propio campo?
Vista en su conjunto, no es fácil la elección para Austria. Teniendo claro que ninguna le llevará, muy probablemente, a la victoria de nuevo, los temas de Makemakes o Dawa son los más redondos, pero su inconveniente es que pueden verse anulados por los diversos rivales similares ya elegidos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario