lunes, 11 de abril de 2016

El Eurovision in Concert celebró su 8ª edición con 26 participantes

(c) eurovision.tv
El Eurovision In Concert de Ámsterdam se consolida como el evento por excelencia de la antesala eurovisiva. El pasado sábado se celebró la octava edición del popular concierto batiéndose el récord de países participantes. Nada más y nada menos que 26 de los artistas que veremos sobre el escenario del Globen Arena en poco menos de un mes, acudieron a la cita de la capital holandesa. Iveta, la representante de Armenia, canceló su asistencia debido a los recientes acontecimientos en  Nagorno-Karabakhn. Cornald Maas (al que hemos visto como portavoz del voto holandés en algunas ediciones) y la carismática Hera Björk (Islandia 2010) ejercieron de maestros de ceremonias del espectáculo celebrado en el Melkweg Club con capacidad para unas 700 personas.
 
Entre las actuaciones más aplaudidas, Zöe (Austria), con un primaveral vestido rojo, destacó por un mayor control de su voz ofreciendo una actuación solvente que cautivó al público quien jaleó a una emocionada cantante. También logró una gran complicidad con la audiencia el polaco Michal Szpak. Los asistentes corearon con ganas el "oh,oh,oh, oh" del estribillo de su tema por lo que el intérprete prolongó su actuación cantando a capella un fragmento de su "Color of your life". Amir (Francia), por su parte, mostró su habitual simpatía y gesto despreocupado sobre el escenario aunque con quizá cierto exceso de movimiento pero igualmente con gran aceptación por parte del público. Jaleada con ganas fue también una Greta Salomé, cuyo estilismo y maquillaje eran ciertamente mejorables quien, antes de cantar su tema, tocó el violín. Como era de esperar Douwe Bob, próximo representante de Holanda, recibió grandes aplausos. Tras interpretar su "Slow down" con enorme seguridad, lanzó bufandas promocionales entre unos asistentes entregados.
 
Barei sorprendió por su calzado. Por primera vez, no lució sus famosas sneakers sino que optó por unos zapatos negros de tacón ancho que combinaban con un mono ajustado del mismo tono. En la parte de arriba de su vestuario, por encima del pecho, llevaba una pieza marrón y dorada con incrustaciones de pedrería. La madrileña volvió a demostrar su energía sobre el escenario y su voz sonó de nuevo perfecta. La madrileña cosechó también una gran ovación.
 
El espectáculo sirvió, además, como jornada de convivencia entre los participantes quienes mostraron un gran compañerismo dando buena cuenta de ello en las redes sociales. Por la tarde, se celebró un encuentro con los diferentes medios acreditados para el evento. Tras el Eurovision in Concert tuvo lugar un afterparty que se prolongó hasta la madrugada y en la que volvieron a actuar algunos de los participantes como Amir, Rikka, Ovidiu Anton, Sanja Vučić y la propia Barei.
 
Puedes ver todas las actuaciones del Eurovision In Concert aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario