jueves, 12 de mayo de 2016

Las repercusiones de la primera semifinal

(c) eurovision.tv
Veinticuatro horas después de conocer a los primeros vencedores y vencidos de este 61º Festival de Eurovisión, hemos recopilado alguna de las reacciones y datos más interesantes que se desprenden tras esta primera semifinal. 


AUDIENCIAS:

En España mejoran levemente las de la edición 2015.  Se han medido 569.000 espectadores y un 3.1% de Share que para LA2 no está nada mal. 

En Reino Unido, emitido por BBC4, un canal muy minoritario dirigido al público joven y casi escondido en la parrilla televisiva, 480.000 y un 2,6%. Normalmente las semifinales con Irlanda suelen obtener más audiencia, pero han bajado respecto al año pasado que se emitió en BB3 y lograron unos 650.000 espectadores.


En Francia se doblan los resultados. El nuevo impulso del equipo que gestiona el tema eurovisivo se ha notado al pasarlo del canal de contenidos regionales FRANCE Ô a FRANCE 4. Se han medido 533.000 espectadores y un 2,4%. El año pasado obtuvo un ridículo 0,9% de share y 209.000 espectadores. 

Éxito para los anfitriones del año pasado, Austria, donde se mantiene el interés por el Festival. Se logró un 35% de share y 650.000 espectadores. Durante la lectura de los finalistas superó el 40%. 

En Chipre la audiencia superó el 35%, en Bélgica se alcanzó el 30%.

No muy buenos resultados para la SVT, con 1,395,000 espectadores se convierte en la semifinal menos vista desde 2012. 

POLÉMICAS:

Iveta Mukuchyan ondeando la bandera de Nagorno - Karabaj, a sabiendas que era una de las que aparecían en el famoso pdf editado por la organización con enseñas prohibidas - provocó una reacción inmediata en la rueda de prensa que dio. Ella aseguró que lo hacía en son de paz, porque quería la paz en las fronteras. Seguidamente un periodista azerí pidió a la UER la retirada de la candidatura armenia por infringir las normas. La representante de Azerbaiyán, Samra, al ser preguntada sobre el tema aseveró "Eurovisión es un concurso de canciones. Lo que importa aquí es la música". Aclamación del respetable pero el tema seguía caliente en las redes.

No tardó la UER en emitir un comunicado donde se aplazaba a la tarde del miércoles 12 la decisión a tomar. Y así fue. Un texto contundente en el que se sacaba la 'tarjeta amarilla' a Armenia, posponiendo a Junio la sanción que le pondrían, y amenazando con descalificar a su representante si volvía a ondear en público la bandera del territorio en disputa entre los dos países caucásicos. 

También en la rueda de prensa, Sergei Lazarev recibió la pregunta por parte de un periodista ucraniano sobre si una victoria rusa aseguraría a la abundante comunidad LGTB que sigue Eurovisión una estancia agradable. Sergei demostró, bajo la atenta mirada de Philip Kirkorov que tenía preparada la respuesta y con gran compostura respondió que todo eran habladurías, que había ambiente gay en las ciudad rusas, y que los juegos de Sochi probaron que todo el mundo se sintió cómodo en Rusia. En este enlace la secuencia completa.


APUESTAS:

Rusia sacó el papelito que les situaba en la segunda mitad, las casas de apuestas prácticamente lo consideraban 1/1. Luego se calmó un poco y volvieron al 2/1. 

A pesar de la repercusión y que fue de las actuaciones más comentadas, Armenia apenas varió sus ratios. Se mantiene en un 17/1 para muchos, demasiado para una clara candidata al top4. 

Austria y Países Bajos son las grandes subidas. Se sitúan en top10 y se cotizan entre 17/1 y 26/1. 

Las actuaciones de los finalistas solo han servido para afianzar a Suecia al acecho de Francia, que no experimenta grandes cambios. España, en cambio se desliza a la parte baja, cotizando a niveles de 100/1 y siendo superada por Chipre. 

Malta se mantiene en top10. Azerbaiyán, Croacia, Hungría y República Checa apenas experimentan cambios y se cotizan en ratios imposibles. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario