jueves, 4 de mayo de 2017

Ensayos con realización para el día de hoy (segunda parte)

(c) eurovision.tv
PORTUGAL

Tras Azerbaiyán llega el turno de Portugal, en el que nuevamente ha sido Luisa Sobral, hermana de Salvador y compositora de Amar Pelos Dois, quien ha realizado esta nueva ronda de ensayos. La actuación es sencilla, y se prevé a Salvador sólo en escena con un fondo mostrando un bosque, en el que se crea una atmósfera muy íntima gracias a la calidad del tema. Aún queda mucho pendiente, ya que no sabremos el verdadero alcance que tendrá hasta no ver a Salvador en el escenario de Kiev. Actuación comedida y sin pretensiones, pero más que suficiente para hacer un buen papel y poder disfrutar del pase a la gran final, algo que no consiguen desde  2010.






GRECIA


Demi aparece en escena con el mismo vestuario que el del primer ensayo aunque ha cambiado el peinado, usando un nuevo look con aire de pelo mojado, tal y como hiciera nuestra Ruth Lorenzo, pero en este caso bien peinado. Vocalmente se muestra bastante solvente y defiende perfectamente su tema, el cual aunque parece bastante sonado, puede hacer un buen papel al salir entre dos baladas muy lentas. En el escenario podremos disfrutar de diferentes hologramas, entre ellos una fuerte corriente de agua ascendente mientras entona los primeros compases del estribillo. Sus dos bailarines semidesnudos, juegan con el agua en el suelo y dan un aire bastante fresco a la escenografía. El conjunto global no muestra nada nuevo, pero aún así resulta atractivo.






POLONIA

Kasia Mos hace su segunda aparición con un ligero cambio en el vestuario, mostrando un vestido similar en blanco, que deja ver aún más los encantos de Kasia, pero que quizás es menos elegante. Vocalmente lo hace bastante bien, aunque es cierto que cada vez abusa más de esos desgarros vocales con los que intenta desprender energía y enfatizar en los momentos más trágicos de su balada, lo cual puede jugar en su contra ya que todo lo excesivo a veces es demasiado. Tonos azules, humo, ráfagas de luz y al final del todo, la palabra libertad en infinitos idiomas junto a palomas al vuelo forman parte de su espectáculo. Quizás en esta semifinal hay espectáculos más llamativos que el que ofrece Polonia, pero el voto de la diáspora tendrá mucho que decir.





MOLDAVIA

Los tres componentes de Sunstroke Project salen vestidos exactamente igual, con traje de chaqueta moderno, negro y detalle gris en la solapa, camisa blanca y pajarita negra, a diferencia del epic saxo guy que sale además con sus clásicas gafas de sol. Les acompaña el coro compuesto por tres chicas vestidas de novia, ramo de flores incluido, lo cual a priori no pega mucho con el tema y el resto de la escenografía, incluso, opino que rompe un poco el conjunto. En la pantalla juegan con formas geométricas en blanco, verde y negro que dan profundidad al escenario, y en el estribillo podemos ver carteles gigantes con tipografía de comics que dicen Mamma Mamma, y al chico del saxo multiplicado por muchos. A pesar de todo este barroquismo, la apuesta es divertida y alegre, y quizás eso puede ayudarles a conseguir el pase a la final. Vocalmente normales pero solventes.






ISLANDIA

Svala ensaya por fin con el que será su atuendo final en la primera semifinal del próximo martes, y consiste en un pantalón ajustado con camiseta muy escotada, capa y zapatos con una plataforma interminable, todo en blanco. Luce una cola de caballo mezclada con recogido, y visutería en color dorado. Sale sola en escena, y los coros los tiene fuera de la escena. En pantalla figuras geométricas que avanzan de forma vertiginosa como si volásemos sobre ellas. Vocalmente está perfecta, y defiende muy bien su tema, quizás, lo que menos convence son esos movimientos con la capa y esos gestos raperos sacados del Bronx casi a lo largo de todo el tema. Es toda una intriga ver que ocurrirá con Islandia, ya que llevan dos años sin conseguir el pase a la final.




REPÚBLICA CHECA

Martina Barta sale a escena vestida del mismo modo que lo hiciese en el primer ensayo, lo cual indica que será su vestuario definitivo, el cual puede opta a ser el próximo Bárbara Dex del año, ya que es poco favorecedor. Su puesta en escena es quizás la más sencilla junto a la portuguesa, ya que sale sóla y en la pantalla se muestran personas semidesnudas paseando entre si de espaldas a ella. Vocalmente no ha tenido la mejor de sus actuaciones, y es que a veces se puede ver como tiene algunas falsas notas que quitan belleza a un tema tan puro como "My Turn". Aún le queda tiempo para mejorar ese aspecto, pero ante candidaturas tan fuertes, quizás no sea suficiente para llegar por segundo año a la gran final.






CHIPRE

Hovig aparece en escena con sus dos coristas y bailarines al mismo tiempo. Hacen entre los tres una coreografía con movimientos muy claros y sencillos en los que su expresión intentan mostrar contínuamente un desafío a la gravedad. Incluso en el solo instrumental, él mismo se deja caer de un   bailarín hacia el otro, mostrando aquello de que hay que dejarse ser su gravedad. El conjunto es poco original y recuerda a temas ya sonados, pero lo más curioso es que nadie le haya dicho aún que su fondo led es el mismo que ya usó en 2015 el belga Loic Nottet, lo cual, si cabe, sobre todo para los seguidores del concurso, resta más originalidad al concurso. Tener a Grecia en su misma final, y junto a los votos de Armenia o incluso España, puede jugar en su suerte. Vocalmente bastante discreto, aunque resuelve el tema de forma correcta, pero no brillante.




No hay comentarios:

Publicar un comentario